06 noviembre 2007

En condiciones


- Pero, ¿qué me dice señá Gertrudes? ¡Qué la Marujita ha salío pa lante, que se ha quedao de penalty!, no puede ser, pero qué me dice usté…
- Pues lo que oye, doña Patro. Esta misma mañana me lo ha dicho su tía, la Franciscona, la del melonero.
- Pero si hasta ayer, como quien dice, estaba la ignorante jugando a las muñecas. Vamos, vamos, es que no me lo explico, tiene una que oír cada cosa…
- Pues todo lo ignorante que usté quiera, pero que está de seis meses es un hecho.
- ¿Y lo sabe su madre?
- Pues si no lo supiera, ya me dirá usted que clase de madre sería…
- ¿Y la chica que ha dicho?
- Pues que ella no ha hecho nada de nada, que como no fuera el día de los toros que se asustó… que no se lo explica.
- ¿Y sigue en sus trece, la simple de ella?
- Bueno lo de los toros fue lo primero que dijo, la muy payasa, al principio…
- ¿Y lo último?
- Pues parece ser que a fuerza de fuerza la madre le sacó que fue con un soldao…
- ¿Y qué dice la madre?
- Pues, la mujer, qué va a decir, que sí, que es verdad, que fue con un soldao, pero que fue cosa de mala suerte, porque, el chico, metérsela, lo que se dice metérsela, no se la llegó a meter pero le cayeron unas gotitas en las bragas y, como la chica estaba en condiciones, pues claro, se ve que la criatura se lo reabsorbió…
- Si es que madre sólo hay una, doña Patro.
- Y que lo diga usté, señá Gertrudes.

1 comentario:

Piel de letras dijo...

Jajajajajajajaja

Me recuerda los diálogos de la Tota y la Porota.

Divertido señor :o)