15 octubre 2007

Nosotros, los castellano-manchegos.

Cada día aumenta más el número de intelectuales, profesionales y personas sin clasificar que, desde el entorno de LM (Libre Mancha) e IRC (Izquierda Republicana de Castilla) y de FreeCAMA (Castilla-La Mancha libre, internacionalista), así como de otros partidos más radicales y minoritarios, aunque muy antiguos y enraizados, como lo es el inmemorialmente grafiteado en las paredes de toda nuestra región y aun en otras, el PUTA (Partido Unificado de los Trabajadores Alcarreños) y el menos conocido NCM (Nosotros los Castellano-Manchegos), que, repito, se muestran favorables a la idea secesionista radical, a despecho de instituciones españolistas que apuestan por el tradicionalismo secular de llamar a esta tierra región e integrarla en una más de las que ellos consideran que forman España. Nos llamarán sediciosos, pero esto no es así.
Nosotros, los castellano-manchegos, sabemos que esta tierra es nuestra patria y que nuestra identidad es única y sublime y no puede fundirse ni confundirse, por más que algunos quieran, con vulgares memoriales indiferenciados de estirpes impuras y mezcladas. Nosotros, los castellano-manchegos, sabemos muy bien quiénes somos, de dónde venimos y adónde vamos. Así es, y no se adelanta nada con mirar hacia otro lado. La realidad es obcecada, pertinaz e inmune a las críticas.
Tan espectacular ha sido la adhesión de los intelectuales a este movimiento como lo ha sido el auge soberanista de Castilla-La Mancha en los últimos tiempos. Las gentes de esta nación no pueden contener más el ardiente deseo de volver a ser lo que siempre fueron: un estado europeo de pleno derecho. Un orgullo para Europa. Un miembro fundador. El aire quijotesco que empuja a la vieja Europa hacia las cotas más altas y sublimes a despecho de objetivos zafios y rastreros de comerciantes y usureros de mala estirpe y ascendencia con los que, por rala educación altruista, no nos quedará más remedio que convivir.
A tal punto de madurez se ha llegado que, con el consenso de todos, hemos fundado el Círculo de Estudios Soberanistas de CAMA, un Think Tank (laboratorio de pensamiento sobre nuestra realidad, tanto histórica como reciente). En el primer y por ahora único manifiesto que el CES de CAMA ha emitido, tras el primer Brainstorming celebrado en su seno, se pretende agrupar fuerzas en el seno del castellano-mancheguismo en favor de un plan serio y pautado hacia la independencia de Castilla-La Mancha. La idea englobaría, como puntos irrenunciables, dos reivindicaciones territoriales con fundamentos históricos indiscutibles: la primera, la anexión de Madrid con su provincia (Madrid ha sido definida desde siempre como un poblachón manchego y, al igual, su provincia participa de tal característica pues, sin ir más lejos, Alcalá de Henares fue la cuna de nuestro hidalgo Cervantes y, por tanto, esta reivindicación territorial es irrenunciable, aparte de fundamentadísima en derecho) y, la segunda, la exigencia de una salida al mar. Esto último se negociará, sin complejos, con la nación Levantina hermana en lo que ya se conoce como el programa GOLFA, o sea, Golf por Agua, dicho de otro modo, trasvase para los campos de golf y el ocioso turismo del Levante a cambio una salida al mar para la nación Castellano-Manchega. Es de justicia. Todos saldremos bien.
Las propuestas del CES de CAMA van enfocadas, por otro lado, a organizar seminarios y elaborar estudios e iniciativas que sirvan de catalizador para propulsar el proceso que lleve a la creación de un Estado propio para Castilla-La Mancha, integrado en la UE pero sin ninguna relación con España, como no sea, obviamente, la de mantener fronteras estables. Aparte de la conocida fundamentación histórica: Castilla-La Mancha era ya, evidentemente, una realidad identitaria antes de la época cartaginesa y romana, tan antigua que ni siquiera quedan datos escritos que lo demuestren y que ya fue allanada y ultrajada en sus derechos por estos rudos pueblos, cartagineses y romanos sigo diciendo, imperialistas de turno, que mancillaron el lecho virginal de nuestros territorios con vías, villas, acueductos, fortalezas, obras públicas, ciudades y otros despropósitos sin número. De todo ello, por cierto, aún no han pedido perdón sus descendientes.
Uno de los objetivos del CES será, según ha explicado el molinés Viçens Sancho Urrutikoetxea, que nos honra con su ascendencia navarra, que el debate sobre la independencia centre la agenda política, social y mediática castellano-manchega y esta independencia deje de ser vista como un tabú o un futurible o un flis-flas al albur de los políticos y pase a ser un objetivo plausible con fecha fija y real de consecución. Dicho de otro modo, como algo que es imposible posponer un trimestre más.
Los promotores del Círculo de Estudios Soberanistas, especialmente María Vanessa de las Mercedes Pereira y Fernández de Córdoba, allaricana de pro, afincada en nuestra nación y portavoz del sector ecléctico, que se reconoce como representante de las diversas sensibilidades que existen en el seno del muy pluralista movimiento castellano-mancheguista, propone contribuir a crear las condiciones para la celebración de un referéndum de autodeterminación que abra la puerta a la constitución de un Estado Castellano-Manchego independiente con las reivindicaciones territoriales históricas que se citan en el cuarto párrafo y que son del todo justas, sagradas e irrenunciables.
Según señala el manifiesto fundacional del CES, ha llegado la hora de contribuir a la creación y consolidación de factores reales de poder castellano-manchego (empresariales, ideológicos, mediáticos, energéticos, de bienestar y de seguridad, literarios, cinematográficos, de la farándula, micológicos, etc) que proporcionen avances tangibles en la consecución del objetivo soberanista.
Que nadie se piense que nosotros, los castellano-manchegos, estamos promoviendo un pacto entre partidos nacionalistas para gestionar las migajas de una autonomía esmirriada y raquítica. Eso nunca, no, jamás. Estaríamos, eso sí, a favor de un pacto transversal, de la construcción de un bloque independentista, en cuyo programa de gobierno figurase la convocatoria de un referéndum de autodeterminación y, en este momento, las fuerzas políticas que podrían avalar esto y que ya son mayoría en nuestro Parlamento (LM, IRC, FreeCAMA, PUTA y NCM) mostrarían que nunca han renunciado al derecho a la autodeterminación.
Por su parte, el toledano Santos Panza i Puch, que ha recordado su condición de hijo de catalanes, ha insistido en que el proyecto independentista no es antiespañol, como sostiene la oposición, y que, en un eventual Estado Castellano-Manchego, la lengua castellana debería ser considerada también como la lengua oficial, acompañando al inglés, naturalmente.
Los impulsores del CES de CAMA alertan en su manifiesto de que Castilla-La Mancha está cayendo en una decadencia económica, moral y social fruto, en buena parte, de la política de discriminación del Estado Español contra Castilla-La Mancha, una situación de dependencia que no se solventará con ningún nuevo estatuto. La situación no admite parcheos ni paños calientes. Se concluyó, a la vista de los hechos, que España es un parásito, una realidad macabra, un sesgo de la historia, una… (En fin, no me quiero exceder). Según la plataforma, la democracia española es sinónimo de corrupción, de mentira y de dilapidación, por lo que el destino natural de Castilla-La Mancha es separarse de España, liberarse, renacer y volar libre. Volver a ser lo que siempre fue sin paliativos, antes de Cristo, en los albores de la historia, una identidad nacional invicta, irreductible e inconquistable. Espejo, mira y definición de independencia.
Termina, este manifiesto tan razonable del CES, con una fogosa declaración que dice así: Castellano-Manchegismo es nacionalismo y nacionalismo es independentismo, y quien diga que no es así es sencillamente un traidor o un ignorante. O, peor aún, un cobarde y un español.
Solamente se han registrado reacciones adversas a estas justas, prudentes y ponderadas reivindicaciones por parte de la emisora CAPE (Cadena Amiga de los Patriotas Españoles) y del principal partido de la oposición, el PEP (Partido Español de la Patria). En ambos casos sus representantes, envueltos en banderas españolas, han dicho que la culpa de todo la tiene sólo y exclusivamente ZP. Cosa que, por otro lado, todo el mundo sabía o, si no lo sabía, se lo barruntaba.

6 comentarios:

sabi dijo...

¿Dónde se puede firmar este manifiesto?. En esta España plural, muchos prefieren el bien minoritario a bien general (esto con condiciones, claro).

Con tu permiso, me he tomado la libertad de leer tus escritos desde el principio, ya que en realidad te descubrí por casualidad hace un mes, buscando como llegar al desierto de Bolarque, pues soy alcarreña de corazon aunque no de nacimiento.

Me encanta como escribes, tus articulos son divertidos y con un puntito picante.

Un saludo

Soros dijo...

¿A que es un poco cansado tanto nacionalismo?
No necesitas ningún permiso para leer lo que pongo en el blog. Al contrario soy yo el que agradece que algunos pocos lo lean y más agradecido aún cuando dejan algún comentario del tipo que sea.
Gracias por tu apreciación sobre mi modo de escribir, me halaga mucho.
Saludos

Beato Darzádegos dijo...

Bos días amicus:
Bien pensado... Yo te descubrí a través de Zeltia, y , aunque tarde nunca es más tarde que no haberme pasado.
Firmo si es necesario ese manifiesto y me añado gratuitamente a dar conferencias machaconas en favor de tales. Seguro que mis amigos calagurritanos también estarán de acuerdo, pero más de acuerdo lo estarán los amigos bolos que tantos años llevan pensándolo y callando en la intimidad de sus hogares como si de ponzoñosas hemorroides se tratare.
Es la cuarta página que te leo y ya intuía yo que eras de un lugar de extensos horizontes por donde tantos viajes espeleológicos realicé y tan gratas situaciones descansé en hoteles de postín dormí con la placidez necesaria de un ser contingente.
Deica logo amicus.

Soros dijo...

Ya ves, Beato Darzádegos, que este artículo está escrito con sorna.
Me alegro de que me hayas conocido por Zeltia. A mí me gustan mucho las cosas que ella escribe.
Parece que tienes amigos en Calahorra y supongo que te refieres a la Calahorra de La Rioja. A tus amigos bolos los identifico como de Toledo, ¿no?
De nuevo te agradezco que leas mis páginas y espero que te aporten esa placidez que los seres contingentes necesitamos.
Me gusta mucho que nuevas personas vengan por este blog. Y tú, viniendo de la mano de Zeltia, no puedes venir con mejores antecedentes.
Gracias por tu comentario.
Deica logo amicus.

Anónimo dijo...

¿Nación castellano-manchega?.las únicas naciones ibéricas son Portugal y España,el autor del artículo debería decir comunidad autónoma

Soros dijo...

Sólo es un poco de ironía, señor Anónimo. Y no desprecie usted a Andorra.
Muchas gracias por su comentario.
Saludos.