06 enero 2008

Eleni


- Mirad mi Eleni, miradla, pero qué maja, pero, ¡rediós que hermosa y qué lozana y qué buena moza! ¡Ay, pero qué bonita es mi Eleni! ¡Ay, mi Eleni, qué mujerona! ¡Ay, entrañas mías! ¡Rosa de Francia, mi Eleni!
- ¡Calle usté, madre, no sea exagerada! ¡Qué parece que se está usté desangrando! ¡No sea usté tan aparatosa!
- Pero si es verdad, pero mirad qué cara tiene, pero si es que le resplandece de alegría, ¡ay, qué da gusto verle esa expresión a mi Eleni! Cómo se te ve de contenta, hija mía. ¡Si da gloria verte! ¡Qué carnes, qué lozanía, qué lustre!
- Pues claro madre, cómo no voy a estar contenta, no ve usté que vengo de echar un polvo.
- Pero, Eleni, hija mía, mira que tienes ya a los chicos grandes, mira que a ver si te vas a quedar preñá a estas alturas, gloria de tu madre, mira que pasas de los cuarenta, corazón mío. ¡Ay, Eleni, no me asustes!
- Quite usted pa allá, madre, pero si ha sío oral.
- ¡Ay, mi Eleni, eso es otra cosa, ay qué alegría! ¡Qué lista es mi Eleni! ¡Cómo disfruta mi Eleni y cómo me gusta a mí que sea tan feliz! ¡Ole mi Eleni! ¡Ay…!

3 comentarios:

Zeltia dijo...

¡Ole mi niña!
(que buenos humores mañaneros y festivos, que buen regusto, gracias)

Piel de letras dijo...

Tremendo pandero el de la Eleni, ¡olé! jajajaja
Jocoso y divertido.
Besos

Soros dijo...

El pandero de la Eleni no me lo toques ni en broma. ¡Ay qué hermosura tan grande!¡Ay mi Eleni que no hay dos como ella!