12 junio 2007

Perfección


A la vida la hacen buena, como en general a todas las cosas, las imperfecciones, la incertidumbre, lo inacabado, lo inesperado, lo perecedero... aunque también esas mismas cosas la hacen trágica. Casi siempre perseguir lo perfecto significa renunciar a vivir. Muy poca gente está en ese caso y yo creo que tampoco lo desean, en cierto modo se ven abocados a ello por la educación, la religión... Los místicos lo intentaron, cifrando en Jesucristo, o en otros ideales religiosos, la perfección. No sé si alguno lo consiguió de veras, pero sus vidas, si hacemos caso a lo que dejaron escrito, fueron de mayor tortura que las de los que simplemente vivieron sin aspiraciones al camino de la perfección. Puede que algún éxtasis les compensara, lo dudo o, cuanto menos, lo ignoro… No sé, la perfección, por decirlo de algún modo, me parece algo antinatura… casi nazi. Lo he pensado más de una vez. La perfección me da miedo, me asusta, no confío en ella, me llena de prevención... suele haber detrás de ella, siempre, algo raro. Algo ajeno a la naturaleza humana.
Así que, claro, cuando veo esos PPSs, que llevan unos años tan de moda, me gustan poco en general, y sólo los valoro cuando encierran un mensaje de humor contundente que les quita de un golpe ese dramatismo agridulce tenazmente buscado. Cuando van repletos de mensajes altruistas y acaramelados, no sé cómo decirlo sin ofender a nadie, cuando se repiten uno tras otro, cada cual más docto y más perfecto, más noble y más paternal, pues me cargan un poco… Tanto dogmatizar, tanto usar una frase rimbombante tras de otra... no me agradan, me recuerdan a las postales con pie de página que hace años, cuando no había Internet, se pusieron también tan de moda. Prefiero las cosas normales, el buen hacer cotidiano que permanece oculto, en fin, lo de todos los días… los días normales son un bien que apreciamos demasiado poco. Algún día los añoraremos.

3 comentarios:

Alejandra dijo...

"El reto no es solamente perseguir la perfección, sino hacerlo sin destrozar el resto de tu vida" Terry Orlick

Como tu, suelo desconfiar de las cosas que parecen perfectas, porque es difícil que algo lo sea, y en cuanto a los seres humanos, pues por más que tratemos no podremos alcanzar la perfección, es nuestra naturaleza, Podremos hacer las cosas cada vez mejor, optimizarnos, pero ser seres perfectos, jamás.

Besos.

SoroS dijo...

Muy inteligente la cita de Terry Orlick.
Y, ya sabes, no me mandes PPSs, ja ja ja... Bueno, a menos que sea alguno sin moralina.
Buenos días,

Alejandra dijo...

Jajajaja, lo tendré muy en cuenta en cuenta!

(Nota Mental: Nada de PPSs a Soros)
(Respuesta inmediata del sistema: Ale, tu nunca envías PPSs a nadie!!!)
jajaja

Besos y cariños!