05 junio 2007

Castilla


Mi país es duro, seco, pobre, despoblado, gélido en invierno, tórrido en verano, inhóspito y áspero… pero me dio la única patria verdadera que tengo, que es la lengua.


"...Esto es lo que tiene Castilla, que no es ni bonita ni fea, ni buena ni mala, ni siquiera variada o monótona, sino sorprendente, y extraña, y sobrecogedora. Por eso es difícil conocerla y aún más amarla. Pero también por eso, quizás, cuando se la conoce, se le ama y ya no se le puede volver la cara. Castilla es un poco como una droga de amargos y duros primeros sorbos que no hace efecto alguno al castellano, que ya es un drogado, un habituado, pero que sobresalta y espanta al forastero."
Camilo José Cela (Judíos, moros y cristianos).

3 comentarios:

Alejandra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Zeltia dijo...

Lo poco que conozco de Castilla, encuadra muy bien con lo de sobrecogedora y sorprendente.
Ella es una de mis asignaturas pendientes, pero para conocerla bien necesito verla de la mano de un castellano que haya aprendido a amarla, no por un absurdo patrioterismo novelesco, sino porque la siente, y es el habitat en donde sólo puede mostrarse tal cual

Soros dijo...

Cada cual tenemos una imagen de los sitios donde vivimos y nos criaron.
De Castilla me agrada la soledad, los desiertos, el frío de los páramos, el olor de la flora salvaje tan profundo que se pega a la ropa, los parajes alejados de todo, los pueblos pequeños, semiderruidos y despoblados, sus viejos ásperos y enjutos como ella misma, la miseria, la pobreza y el orgullo callado e interno de una región que tiene fama, encima, de dominadora y avasalladoras de las demás. Mi Castilla no se mete con nadie y está tirada, abandonada donde los siglos la dejaron huérfana de hijos y con los campos yermos como una virgen muerta. Madrid nada tiene que ver, es otra cosa, es lo que algunos llaman el centro y, por extensión el centro nos consideran a los castellanos. Nada más equivocado.
Saludos, Zeltia.