08 mayo 2009

¡Dices tú de setas!


Iba cogiendo setas. No había muchas. Pero el Colás me mosqueaba porque se agachaba tres o cuatro veces más que yo.
- Joder, qué vista tienes, Colás
- Qué hay que estar a lo que se está, qué vete tú a saber lo que irás tú pensando, qué estás en una edad muy mala.
- ¡Qué coño voy a pensar! En coger setas. Pero yo llevo cuatro de ellas y tú medio talego. A ver si me dices cómo te las arreglas.
Al cabo de un rato dice el Colás:
- ¿Echamos un pajandini?
- Todavía no sabes que me quité del tabaco.
- Anda, ¡no jodas!, pero hará poco.
- Igual más de diez años.
- Pero, ¿qué dices tú? ¿A ver si me la vas a zampar ahora, pero bien gorda?
- Que sí, hombre, que ya los ha hecho.
- Pero si la última vez que fuimos a cazar a lo de Yebes nos echábamos un pajandini cada tres por dos.
- Pero, Colás, ¿y cuántos años lleva ya Yebes acotado?
- Coño, pues es verdá.
Aproveché para echar una ojeada al interior del talego del Colás. Y setas llevar, llevaba, pero de cardo las menos.
- Pero, Colás, qué me ibas mosqueando y resulta que tú coges to lo que pillas, macho.
- Anda, ahí las vas a dejar.
- Pero, Colás, ¡qué te vas a envenenar, gilipollas!
- Buah, ¡dices tú de setas!, tú qué sabes, cuando la guerra nos comíamos to, las setas revueltas con huevos de burraca y de graja y frito to con sebo, y tú qué sabes lo rico que nos sabía todo.
- ¡Venga, Colás, no me cuentes bolas!
- Claro que, debía decir Dios, ¡déjales a esos pobrecillos que ya tienen bastante con lo que tienen! Oye, y nos sentaban de puta madre.
Viendo que la cosecha de setas no iba a dar mucho de sí le dije:
- Te convido a almorzar en lo de la vega o en la Fuensanta, Colás. Si te apetece, claro.
- ¡Ole tus cojones, Sarvi! ¡Pero papo, no me ha de apetecer! Pero no me jodas, que si me apetece… Vámonos, pero ya. No te tenías que morir nunca, Sarvi… to la vida enfermo…
Pero serás cabrón, pensé para mí.

6 comentarios:

Un paisano dijo...

Soros...como estos dos artistas tuviéran que cruzar el barranco de Valdenazar,!buen sobo se tenían que dar!
Lo que me extraña, es que con la pareja que hacian el Colás y el Sarvi, con la disculpa de las setas... no perdiera su pellejo algún conejo.

Soros dijo...

Si no me lío te refieres al del Monte Alcarria en el término de Horche. Te has ubicado bien en la zona.
Dices bien en lo de los conejos. Que si por el Colás hubiera sido, a todas horas. Muchacho, qué sanguino que era. Pero de eso sabes tú más que yo. Aunque con el Colás andarías por ahi, por ahi.
Saludos, paisano.

Piel de letras dijo...

Papo Sarvi... (o_~) me hace gracia.

Los hongos no se dan mucho por este lado del mundo. Con lo requeteseco y árido que es, ni hablar. Pero los champiñones, esos se dan en el COSTCO ya lavaditos y todo. Las setas (o lo que te venden por setas) no me gustan. Prefiero el chiitake que es un hongo negro y deshidratado que toma el sabor de la carne con la que lo cocines.

Soros dijo...

Tal vez lo bueno de México sean los hongos y los honguitos... alucinógenos. ;-)

palomamzs dijo...

Ya veo que tus personajes o amigos también le dan al "dices tú" y a las setas. Y al gorroneo.

Soros dijo...

Sí, Palomamzs, mis personajes le dan a casi todo.