24 junio 2011

Recuerdo del colegio salesiano

Es una foto de hace 50 años. Alguien se ha molestado minuciosamente en numerar cada cara para que algunos intentemos recordar quien era cada cual.
Ha sido como bucear en el mar gris de una foto, sumergirse en la profundidad que los años han dado a esas caras, intentado voluntariosamente darle a cada número su nombre y apellidos.
Muchas facciones han asomado inesperadamente amigas y, a pesar de los años, las he reconocido y, como por resorte, han saltado unos nombres y apellidos que llevaban muchos años quietos en el desván del recuerdo. Al pronunciarlos, ha sido como si los desempolvara y, luego, satisfecho, volviera a dejarlos, ya limpios, en el lugar en que estaban.
A veces, no encontré el nombre completo; otras, sólo di con un apodo; de algunos, identifiqué solamente la sonrisa, conocida, pero sin nombre ya, ni referencia articulada. Y, en estos casos, me he sentido desanimado y solo, por esa impotencia tan desoladora que produce la memoria cuando es incapaz de recordar lo que, sin duda, conoció pero no reconoce.

10 comentarios:

isidro dijo...

Soros, no te sientas desanimado, perdoname que te diga, que es imposible que te puedas acordar de todos, después de 50 años.
Y, aunque no hagas referencia a ello, un poco de aquella disciplima y, comportamiento cívico, si que vendría muy bien ahora.

Un saludo

Soros dijo...

La lástima, Isidro, es que la disciplina y el comportamiento cívico, a que tú aludes, hemos sido nosotros, precisamente, la generación que no ha sabido o no ha querido inculcar tales principios. Tal vez es que a nosotros nos dieron demasiada ración de eso y no estábamos seguros de que fuera lo bueno. Yo sigo con mis dudas.
Un abrazo.

Isidro dijo...

Claro, claro... por eso digo, que me conformaría, sólo con un poco de aquella disciplina.
No hombre no... las hostias que nos daban, solo con preguntar, mejor que no vuelvan.
Ahora, tambien te digo que a algunos politicos, unas cuantas hostias de aquellas, si que les vendrían muy bien.

Un saludo

Anónimo dijo...

El 21
Te pareces a ese... aun recuerdo tu cara de angelito vestido de blanco en no se qué foto de mas pequeño.
Voy con Isidro, no te sientas desanimado. Se borraron los nombres y apellidos, pero no las sensaciones.
¡50 años!
Ya mero los cumplo... pero hasta que no los cumpla no los tengo. Jajaja
Besos
BBK

Soros dijo...

Tal vez, Isidro, el problema de los políticos es que, sin darse cuenta, se han quedado desfasados. Tan absortos han estado en mirarse el ombligo o el bolsillo, que ya no sirven primordialmente a quienes les eligen. Andan los pobres por ahí, desorientados, sin darse cuenta que el mundo les está dejando, si no ponen remedio, como trastos arcaicos e inservibles.
El verse desbordados por las circunstancias es su castigo.
Saludos.

Soros dijo...

Pero qué capacidad tienes, BBK, para reconocer las fisonomías.
Acertaste y no es nada fácil entre los casi 150 que estamos en la foto.
Un abrazo y me dejas admirado.

Anónimo dijo...

Soy hija de un pintor, tal vez tenga que ver eso. Por la observación necesaria para plasmar en lienzos, ya que en tiempos remotos también me dio por la pintura. Por otra parte, no has cambiado tanto (y no es coba).
Por cierto, no estoy en Tijuana, sino en Ensenada, tu contador de visitas marca erróneamente de donde escribo.
Apapachos

BBK

Soros dijo...

Bueno, pase lo de tu capacidad de observación. Pero lo de no haber cambiado ya es mucho decir. Gente con la que he convivido años no me ha reconocido en la foto. Pero, si tú me ves aún parecido, te agradezco el comentario. :-))
Saludos BBK.

Beato Darzádegos dijo...

Bos días amicus:
Hombreeeee!.
Esta adivinanza estaba fácil; nada más abrir la foto te lo encuentras a "man derecha".
Y pensar que un chusquero a las puertas de un cuartel te metió varios puñetazos en el pecho mientras te decía:.-"Hazte un hombre..."
Es para desternillarse de risa y no echar gota...;-DDDD
¿Dónde habría estudiado el tipo aquel?.
(La palabra clave: Orrensse)
Deica logo amicus.

Soros dijo...

Gracias por tu comentario, Beato.
Pero el que me dio en el pecho tenía muchas más horas de golfería de las que yo tenía, por entonces, de inocencia. Que ya es decir.
Saludos.