13 diciembre 2007

Algunos musulmanes...


Hoy me ha pasado una vez más. Me he cruzado con ellas y ni siquiera me han mirado ni han contestado a mi saludo. Como si no me conociesen de nada. Me han ignorado con toda frialdad. ¡Qué corte!, he pensado con vergüenza.
Hace doce años tuve una buena relación, profesional, con gente musulmana. Mantuve un contacto con ellos y con ellas, un contacto asiduo durante más de un año. El contacto conmigo era conveniente para ellos, gratuito, y totalmente voluntario por su parte pues necesitaban la ayuda de la entidad para la que trabajaba. Nada me eché al bolsillo con esta relación pues como digo era puramente laboral y, por mi parte, si algo puse fue cordialidad y buena voluntad.
No es la primera vez que me ignoran a lo largo de estos años. Al principio no lo podía entender, no daba crédito a lo que notaba. A veces he pensado que iban despistados o despistadas, otras que quizás no me habían reconocido, otras que eran unos desagradecidos o unos estúpidos…
Hoy he tenido otra sensación. Una sensación distinta y quizás más certera. Viéndoles con sus pañuelos ceñidos a la frente, con sus gabanes hasta los pies y con su mirada voluntariamente perdida hacia delante al pasar una vez más a mi lado, mientras yo les buscaba la mirada con gesto amable, he pensado que me consideraban indigno de ellas y de ellos. Me he sentido excluido de su círculo, como si les diera vergüenza relacionarse conmigo. Me ha parecido que era yo él que hacía un esfuerzo para que, en cierto modo, me admitieran. Luego he pensado en que, desde luego, “mis musulmanes”, al menos éstos, no tienen ninguna intención de integrarse, es como si temieran contaminarse. Quizás el Islam no sea una religión, sino un proyecto social y político de base religiosa que no está dispuesto a ceder un ápice y que los occidentales no hemos entendido del todo todavía.

3 comentarios:

koborron dijo...

Creo que si lo hemos entendido, pero se nos está olvidando: el Islam es lo contrario a la tolerancia. Tengo subrayados en mi Corán un montón de ejemplos.

Anónimo dijo...

Pablo dijo:

A ese respecto la Biblia tiene poco o nada que envidiarle al Corán.

koborron dijo...

De acuerdo contigo, Pablo, pero conoces algún pais actual (salvo el Vaticano) que se gobierne por la Biblia?