08 febrero 2008

Perfiles


Anne Igartiburu, la sacerdotisa cotidiana de los misterios gozosos del corazón, ha explicado hoy por televisión, con mucha propiedad y simpatía, que los perfiles de las mujeres españolas son cilindro, diábolo y campana. Lo dice la ciencia como cosa probada. El mundo de la moda lo ha descubierto porque, señoras y señores, hay que unificar las tallas. Que no sea el poder adquisitivo quien decida quien tiene una 42, que se haga justicia en este mundo tan desigual y que todas disfruten de igual trato. No necesariamente quien compra en tiendas caras ha de tener menos talla. Acabemos con esta injusticia lacerante. Cosas como ésta no pueden perdurar.
Pero, ¿cuáles serán los perfiles de los hombres? No he oído nada. ¡Qué discriminación! ¿No habrá, por ventura, hombres barriletes, pechasquillos o yoyobazos que te mueres? Nunca lo sabremos. No hay estudios. Un vacío.
Estas finuras y eufemismos de la moda para la mujer discriminada, chuleada como siempre, aunque ahora lo sea cada vez más sutilmente, que para eso somos un país cada vez más culto, me recuerdan los conceptos antiguamente consagrados de mujeres, clasificadas de espaldas, claro, como mujeres culo pipa, culo pera y esbragao, sólo que actualizados por la ciencia estadística moderna. Conceptos éstos muy similares a los citados en el ideario machista de siempre pero menos sublimes y delicados, menos ladylike digamos, menos igartiburuanos y actuales. Pero en el fondo… No te digo que te vistas pero ahí tienes la faldita, monada.

2 comentarios:

Zeltia dijo...

Fue divertido, al otro dia me dediqué a llamar a mis amigas y saludarlas "hola, ¿sabes ya que eres una mujer campana?"

Soros dijo...

Bueno lo dejaremos en ser una mujer de muchas campanillas. Pero si de veras lo hiciste, es que te encanta tocar las narices.
Saludos, Zeltia.