24 mayo 2016

Pinchiquito o la defensa de las mujeres ultrajadas

El promotor de todo fue el Pinchiquito. Hay que reconocer que era un liante. Al Pirracas y al Mocazos les daba un poco de grima y un algo más de prevención, pero aquel embaucador les convenció. No se atrevieron a manifestar su miedo.
Cuando se es joven,  poco baqueteado por la vida, todo parece diáfano. Es así, todo se ve claro. Y hasta se piensa que no está mal, si no tomarse la justicia por la propia mano, sí poner en ridículo a ciertos personajes odiosos.
Los tres conservaban sus motes de la infancia, pero ya no eran niños y quizá la ilusión por seguir siéndolo hizo que urdieran todo aquello.
Y, seguramente, si aquella noche no le hubiera dado al Sangresucia por meter las cabras en la pradera de la casa, todo habría quedado en una broma. Un poco salvaje, sí. Pero una broma incruenta de la que hubieran podido reírse con los años.
Habían comprado unas cuantas ristras de petardos, unas bengalas que ardían durante un par de minutos y cuatro bombas de retardo. Las bombas de retardo eran simples petardos grandes que estallaban al apagarse las bengalas. Así que, cuando parecía que la traca había terminado, éstas estallaban produciendo un ruido imprevisto y ensordecedor que pillaba por sorpresa. Un verdadero sobresalto. Un vuelco inesperado al corazón.
El Pirracas y el Mocazos pensaron que sería mejor no poner aquello de las bombas, era demasiado apabullante y nadie merecía un susto tal. Pero el Pinchiquito, más decidido y menos tiquismiquis, insistió y dijo que, si querían darle un escarmiento, tenían que asustarle de verdad, hacer que se fuera de vareta, vamos, por las patas abajo.
-¡A ver si sale trasquilado alguna vez!
A regañadientes los otros aceptaron el exceso. Hicieron unas pruebas en un descampado y, cuando les pareció que tenían todo calculado, prepararon el material necesario.

Habían descubierto que la última amiga que tenía también era casada, como él. No se explicaban qué tenía con las casadas aquel hombre. Parecía sentir una especial predilección por ellas, como si el riesgo de burlar al marido le diese más aliciente o morbo a sus desmanes o fuera para él otro motivo más de excitación. Aunque, bien mirado, algo tenían que tener también aquellas mujeres con marido para echarse en los brazos de aquel perseverante mujeriego. Pues no se entendía como, teniendo buena vida, se echaran a la mala sin pestañear.
Pero dejemos en paz a las mujeres que, las más de las veces, bastante tiene con aguantar a sus cónyuges. Y, aunque algunas suelen decir que todos los hombres son iguales, bien saben ellas que hay unos peores que otros con mucha diferencia. Y, aunque todas sean honestas como madres, pues siempre se ha dicho que “Una madre es para cien hijos y cien hijos no son para una madre”, es difícil de explicar la razón por la que algunas antes, como mujeres, gocen tan alegre y voluntariamente con estos tarambanas.
Primero fue la mujer de un molinero consentidor e interesado, luego la de un borrachín ausente siempre, después la de un viajante casi nunca presente, la de un enfermero… Bueno, ya no llevaban la cuenta de aquellos números tan naturales, entre los que evidentemente también había alguno primo. Y eso solamente desde que ellos tenían uso de razón, que es uno de los usos que, a poquito que se piense, más disgustos termina por dar al pensador.
Su preferencia por las casadas, no excluía a las de otra condición. Pues lo cierto es que tampoco en su casa, aquel individuo, dejaba parar a las criadas que, confinadas en ella, internas como se decía entonces, sólo tenían dos posibilidades: o se despedían o terminaban por sucumbir al tenaz acoso del rijoso. Porque ninguna, desde luego, se atrevía a irle con el cuento a la señora y añadirle más dolor del que ya soportaba por las veleidades de aquel doméstico rufián. En eso todas, y algunas también en otras cosas, fueron solidarias.
Pero él, con mucha dignidad y como si fuese ajeno al trasiego constante de doncellas, cocineras y mujeres de la limpieza, solía decir con mucho aplomo y con la grandilocuencia que gastaba:
- ¿Cómo que se despide otra muchacha? ¡Santo Dios! No sé qué tiene esta bendita casa, que siempre ha sido seria, para que no pare quieta una criada. Cualquiera diría que se les da más carga aquí de la que soportan en otros lugares.
Su mujer, harta de sus artimañas, callaba. Había volcado su amor en los hijos y, cansada ya de discutir con él, lo dejó por imposible. Pero, eso sí, ante la menor discusión matrimonial, el apoyo de los hijos era unánime, inmediato y rotundo hacia la callada madre. Eso al padre le desquiciaba, pues aquel hombre no entendía que pudiendo amar al fuerte se adorara al débil, pues por fortaleza y no debilidad tenía sus andanzas. Se ve que los hijos enseguida intuyeron, con la edad, que su padre era listo y artero y por eso le temían; pero tan voluble y tan poco de fiar, que jamás lo respetaron. Y, aunque la sombra de su autoridad planeó siempre sobre la familia, el cariño en aquella casa fue monopolio de la madre. Mujer a la que no se conocía otra tacha que la continencia que mostraba ante la falta de ella que el marido de continuo demostraba.
Y nadie plantaba cara al truhán. Aquel hombre era persona de respeto y principios y de vida aparentemente sosegada. Un hombre de carácter, que parecía querer perpetuar por doquier y a toda costa, si no la semilla de su ejemplo, sí, al menos, la de su casta. Y, aunque casi todos se olían tanto los huevos como la tostada, ninguno tenía aquéllos tan bien puestos como para echárselo en cara.

Los tres compinches indagaron sobre su última amante. El marido era bombero y el matrimonio vivía en una finca aislada con su huerta, corral y gallinero. Una casita solitaria donde, en las noches en que el incauto bombero se daba al servicio, su esposa, con más cautela que él, se daba al vicio. Que ya era pena que a un experto en extinguir incendios le ardiera de aquella manera la mujer en casa. Pero no pongamos en tela de juicio a las mujeres, siempre víctimas en un sentido o en otro, de la perversa conducta de algunos hombres. Que aunque algunas tengan también lo suyo, no dejan de ser el permanente objeto de deseo. ¿Qué culpa tienen ellas?
Por eso la sociedad, siempre misericorde, de ordinario acostumbra, por poner un ejemplo, a apiadarse más del inocente conejo que del astuto e insaciable zorro que sin piedad lo atrapa.
El Pinchiquito descubrió los horarios del marido y las noches que pasaba en el parque de bomberos; al Pirracas y al Mocazos les fue fácil determinar las que el adúltero fingía ir al casino.
Aquella noche un taxi, que despidió al instante, dejó al interfecto a las puertas de la finca de su amante. Era noche cerrada.
Los tres mozos, ocultos tras una espesa zarzamora, para cuando él entró, ya habían instalado los fuegos de artificio con sigilo. Los habían disimulado entre la parra y habían colocado las bombas sobre las ventanas. Todo quedó a la perfección. Iban a reírse aquella noche. Sin duda aquello iba a ser la traca.
Apenas llevaba un cuarto de hora dentro, prendieron la mecha. Fue entonces cuando oyeron las esquilas de las cabras.

Ahora, sentados ante el juez, comprendían que no habían previsto ninguna coartada y mucho menos que las cosas se complicaran hasta aquel extremo. Habían dormido en calabozos separados y, uno por uno, fueron llamados a declarar. Esposados se miraban entre sí sin saber lo que decirse con los ojos.

Al principio todo fue bien. Prendió la traca y se consumió en cinco minutos. Pero, contra lo que esperaban y antes de que se consumiesen las bengalas, salió el hombre a las bravas. Lo vieron a la tenue luz de las bengalas. Parecía fuera de sí, furioso. En calzoncillos hasta media pierna, llevaba una escopeta entre las manos y a la cintura desnuda una canana y, con la vista, indagaba más allá de la luz de las bengalas.
Se apagaron las bengalas y al segundo estallaron las bombas retardadas. Las cabras saltaron por doquier espantadas y el hombre disparó a los bultos que notó moverse. Y dos cabras rodaron por el suelo acribilladas. El otro cargó de nuevo la escopeta, sin hacer caso de los balidos de agonía, y gritó como un loco:
-¡Venid aquí cabrones, que os voy a dar traca, hijos de puta! ¡Me cago en el patíbulo y en hasta en la enclavación!
Y, como oyera gritar al Sangresucia, soltó en la dirección de las voces otros dos cartuchazos.
Fue cuando oyeron chillar de dolor al pastor, cuando los tres emprendieron la huída a la desesperada.
El Pirracas y el Mocazos iban muy asustados. Sin embargo, el Pinchiquito casi parecía emocionado y orgulloso. Pararon un segundo a tomar resuello.
-¡Vaya cojones que tiene mi padre!, –dijo el Pinchiquito- yo que pensaba que iba a acojonarse y cagarse y mearse en la cama. ¡Vaya tío más bragado!
Los otros dos le miraron asombrados. Entonces comprendieron.
-No digas, Pinchiquito, que también es tu padre.
-Tanto como el vuestro, aunque sea con vuestra madre con quien esté casado.

6 comentarios:

Sara dijo...

Magnífico relato, de final sorprendente. Desde luego, quien tiene huevos de verdad aquí es Pinchiquito. Y otra cosa, ¿por qué dices que la sociedad es más indulgente con la infidelidad femenina que con la masculina? Yo creo que es al revés.

Un fortísimo abrazo.

Soros dijo...

Desde tiempos de Cervantes, y aún antes, ha habido una gran conmiseración hacia las mujeres seducidas y luego abandonadas.
Este asunto, mezclado con el de la infidelidad, hace que se tengan dos varas distintas de medir en una cosa y otra.
En el asunto de la infidelidad estoy de acuerdo contigo, pero en lo de la seducción y el abandono creo que los que siguen saliendo malparados son los hombres.
Y, ambos asuntos, forman una mezcla curiosa que puede ser vista de muchos modos.
Por mi parte, intento urdir historietas, más bien graciosas, y luego que cada cual decida lo que piensa.
Muchas gracias, Sara, por tus comentarios. Me anima mucho el saber que alguien lee mis cuentos.

Conxita Casamitjana dijo...

Pues me he quedado con las ganas de que se le diera su merecido a ese macho de opereta, me han dado pena las cabras.

Estoy de acuerdo en que en cierta literatura parece hablarse con más compasión de las mujeres seducidas y abandonadas que de los hombres, quizás porque se partía de la hipótesis de que acostumbraban a ser ellos eran los que dejaban y porque los casos que seguro que habían se tapaban para evitar resquebrajar esa imagen del hombre seductor, pero llorar se llora igual se sea hombre o mujer, cuando alguien a quien se quiere se larga sin explicaciones.
Un saludo

Soros dijo...

En esos casos, Conxita, me imagino que quedan ciertas heridas interiores que no suelen sanar.
Muchas gracias por tu comentario.

Eme dijo...

Gran relato. Mientras lo leía me preguntaba acerca de las motivaciones que tenían para gastar "la broma", se me ocurría que podía ser simple envidia, luego pensé que eran una cierta forma de justicieros... lo que no imaginé fue la respuesta que tu mismo nos das al final.
No solo está bien escrito sino que además está bien construido y, el elemento sorpresa del final, es una guinda perfecta.
Besos.

Soros dijo...

Me alegro de que te haya gustado, Eme. El origen de muchas "bromas" no siempre está claro ni se llega a saber, como en este caso.
Muchas gracias y besos a la recíproca.