23 enero 2017

A cada uno lo suyo

Cuando el acusado, señor Bes, declaró que en sus operaciones financieras no hubo fraude, ni apropiación indebida, ni evasión de capitales, ni delito fiscal, ni caja B, ni actividad delictiva alguna, sino que aquello era un caso prístino, evidente y limpio de contabilidad extracontable, Suseño le interrumpió. Y, con un gesto ambiguo de desánimo, casi de abatimiento, como declarándose abiertamente incompetente para el caso, Suseño dijo:
-¡Qué lástima! Estos casos de contabilidad extracontable son interesantísimos, mas, por desgracia, escapan a la natural jurisdicción de este tribunal. Naturalmente, me veo en la obligación de inhibirme y desviar este proceso. Así pues, dada su índole, debe encauzarse a la jurisdicción de la justicia extrajudicial y eso, amén del trámite, puede que no pinte nada bien para el acusado.
-¿Por qué dice eso, Suseño? –dijo respetuosamente el señor Bes, arqueando exageradamente las cejas y con una cara tan plena de inocencia como un pan candeal.
-Porque es mi deber informar al acusado de que la justicia extrajudicial está privatizada. O sea, que la hemos externalizado. Más que nada para dar agilidad al sistema. En consecuencia, se ha transferido a una ONG extraministerial y extragubernamental como su propio nombre indica, concretamente a la SSF. Este interesante auto será juzgado por ellos y, en su caso, sentenciado, como conviene en estos casos, con una pena extrapenal, o sea, no contemplada en el vigente Código Penal, lo cual supone para el acusado un aventurado riesgo, ¿comprende el acusado?
-Y, en consecuencia, teme Suseño que el caso se dilate en el tiempo, ¿no es así? –dijo con fingida, complacida y exagerada candidez el señor Bes.
-No, señor Bes, todo lo contrario. Esta ONG despacha casos como el suyo en un momento. Son especialistas en ley extralegal y en penas extrapenales. No en vano su acrónimo significa Sicarios sin Fronteras. Quizás ahora me comprenda mejor. Pero, si usted se empeña.
-Pero, Suseño, yo no estaba informado de…
-Nada, nada. Que resuelva la SSF. Miseño se inhibe hasta las trancas. La creatividad delictiva ha llegado a sobrepasar la ciencia y paciencia de los tribunales de justicia. A grandes males, grandes remedios.


10 comentarios:

Ángeles dijo...


Ea, se lo tenía extramerecido.

"Suseño" :D

PD: Nice to see you back.

Sara dijo...

Da miedo pensar que esto pudiera ocurrir en la realidad... Y, sin embargo, todo es posible...

Un placer volver a leerte.

Conxita Casamitjana dijo...

Hola Soros,
Visto lo que vemos a todas horas, ya nada me sorprende y hace creíble aquello de que la realidad supera y en mucho, a la ficción. Por un instante mientras te leía he recordado una tristemente célebre indemnización en diferido y otras lindezas con las que nos toman el pelo con demasiada frecuencia.

Me ha gustado esa fina ironía que desprende todo el relato y ese lenguaje rico que siempre utilizas.

Un saludo y un placer leerte

Soros dijo...

Gracias, Ángeles.
Ya sabes, Suseño, Sumages, Susanti... and so on.

Soros dijo...

Gracias, Sara.
Nos aterran las cosas que vemos en los otros, no por piedad, sino porque tememos que también nosotros podamos padecerlas. Así solemos ser, salvo alguna excepción.

Soros dijo...

Gracias, Sara.
La creatividad en el lenguaje corre paralela a la desvergüenza, a hacer de la mentira una bella tendencia creativa y balsámica. La mentira es la reina del lenguaje. La fallera mayor de esta cremà continua.
Un abrazo.

palomamzs dijo...

No lo veo tan alejado de la realidad. Yo también me he acordado del finiquito en diferido, en fin...
Ya no hay mentiras, son "hechos alternativos".
Saludos, Soros.

Soros dijo...

Claro, Palomamzs. No me extraña que la delincuencia exija cualquier día al Tribunal Constitucional verse libres del intolerable acoso policial. Pero, si aún no lo han hecho, supongo que será porque se sienten cómodos en esta delincuencia extra delincuencial que tantos practican. El lenguaje es una traca diaria en la que estallan conceptos llenos de fantasía. Una muestra más de lo necesaria que es, en nuestros días, la cultura. Ella, y sólo ella, nos puede llevar a cualquier parte. Ya me lo decían de niño.
Saludos.

Zeltia dijo...

Si no fuera porque no quisiera este mundo todavía peor, me apuntaba a una SSF, pues todos los delincuentes de altura van "safando" como dicen ahora.

Soros dijo...

Y seguro que no serías la única. Cuando el gobierno convierte los negocios en una cosa suya, es muy fácil que otros se decidan a hacer una "Cosa Nostra".