05 junio 2006

Día de la patria manchega



El 31 de mayo se celebró el día de la comunidad de Castilla-La Mancha. Cómo todo el mundo tiene patria, antepasados, tradiciones seculares, fiestas antiquísimas y hechos culturales de raingambre que a muchos enorgullecen, pues digo yo que los manchegos también tendremos cosas de esas, no vaya a ser que seamos tan distintos que, sorprendentemente, demos en ser una nueva realidad nacional diferenciada y enriquecedora y ni nos hayamos dado cuenta. Somos todos tan iguales y tan simples.
.
Si os apetece ver mis libros mirad en:
http://ssorozco.bubok.com/

3 comentarios:

koborron dijo...

Guadalajara no es la Mancha, como Soria no es León. En la vieja geografía que estudiabamos en el bachillerato quedaba claro que La Mancha era una región rica en vinos y quesos que compartían las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cuenca y Albacete; aunque luego estaba la Manchuela. La Mancha fue tambien una antigua provincia que desapareció con la reforma administrativa de 1833 y que abaracaba la actual Ciudad Real y bastantes pueblos de otras provincias vecinas, pero que aun así no coincidía con la región geográfica. En aquella división antigua, Atienza y su Tierra pertenecían a la provincia de Soria y por tanto a Castilla la Vieja, y pueblos como Marazobel, Barcones o Sauquillo eran de la provincia de Guadalajara. Resumiendo: los confines pueden moverse pero La Mancha no.
Salud, compañero

angel dijo...

Apoyo totalmente el punto de vista de "koborron".

Me podría sentir atraído a celebrar "el día de Castilla", la que no tiene fronteras; pero no me siento identificado con las divisiones actuales que nos han sido impuestas simplemente porque ya no sabemos ni quienes somos.

A propósito de estos conceptos, el pasado 14 de junio se celebró una reunión de pueblos en Orihuela del Tremedal (Teruel), aprovechando que veneraban una Vírgen en común: la Vírgen del Tremedal. Eran tres pueblos de la provincia de Teruel (puro Aragón), uno de Guadalajara (de la Alcarria) y uno de Soria. Te aseguro que todos estábamos en familia, que todos nos sentíamos de la misma patria y que sentíamos como propia la música baturra, y la forma de ser y sentir de los demás que allí estaban. Era tanto espiritualmente como geográficamente el corazón de la España de siempre, sin más divisiones que las administrativas, pero sin fronteras entre ellas, sino más bien con líneas que las unen.

Muy distinto el ambiente de aquel que vemos en los medios de comunicación: "nacionalidades históricas", que al parecer son cualquiera menos Castilla, León, Navarra, Asturias y Aragón.

¡Que se vayan al pedo los mentecatos e ignorantes que nos cuentan inventos, y de paso que estudien las mínimas lecciones de Historia!

Soros dijo...

Gracias, Angel, por tu comentario.
He intentado dejar uno en tu blog pero me ha sido imposible por tener restringidos los comentarios sólo a los miembros de tu equipo.
Saludos.